Los señores de las finanzas


Los señores de las finanzas001 El subtítulo de este libro creo que resume por completo su contenido “Los cuatro hombres que arruinaron el mundo”.  La verdad es que cuando lo vi en la librería, aunque no llevaba intención de comprar nada, no pude resistir la tentación de leerlo, y no me defraudo. Es más, diría que superó con creces mis expectativas.

Liaquat Ahamed, el autor de esta obra, hace un recorrido temporal y geográfico que va desde la época justo anterior a la 1ª Guerra Mundial hasta los años previos a la 2ª, analizando en profundidad los hechos vividos y en parte provocados por cuatro hombres que dirigieron los designios económicos de las cuatro grandes potencias : Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y Francia. Estos hombres fueron Benjamin Strong, Montagu Norman, Hjalmar Schacht y Emile Moreau respectivamente.

Ellos cuatro, como dirigentes de los Bancos Centrales de sus respectivos países, salvo Strong que lo era del Banco de la Reserva Federal de Nueva York (uno más de los 12 bancos regionales de la reserva, pero que en la práctica dominaba el sistema financiero norteamericano), marcaron el rumbo financiero antes, durante y después de la 1ª Guerra Mundial. Pero no nos dejemos engañar por las apariencias, ellos fueron ejecutivos que sin duda tomaron decisiones y tuvieron un determinado margen de maniobra, pero detrás de ellos, como siempre, estuvieron las grandes fortunas, los verdaderos dueños del capital y todo el conglomerado de intereses financieros que siempre ha velado para que los errores cometidos fuesen purgados por otros. Nombres como Morgan, por citar uno, aparecen constantemente en la trama, y no es de sorprender que hoy en día, un siglo después de estos acontecimientos, los mismos nombres siguen estando detrás de las tramas actuales.

Tras la lectura de este libro, yo he llegado a dos conclusiones :

1) En todos los ámbitos, las relaciones personales son imprescindibles. Estos cuatro personajes llegaron a establecer entre ellos unos lazos personales que sin duda facilitó en cierta medida su labor, y seguro que hoy ocurre exactamente lo mismo. Entre iguales se relacionan como nosotros lo hacemos con todos aquellos con los que nos unen lazos profesionales y de intereses comunes.

2) La banca siempre gana. Ya sea la banca financiera o la banca que gestiona las apuestas, al final siempre saca su beneficio, pasando por encima de quien sea necesario, y es fascinante comprobar que a lo largo de la historia la trama siempre se repita y tenga el mismo final.

Feliz lectura.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros, Política y Economía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s